lunes, 8 de julio de 2019

The Secret Power of a “Thank You” - and the #ProyectoGratitud

Originally written on August 28, 2018
.
Texto Original en español : 
https://agradeceresgratis.blogspot.com/2018/08/el-secreto-poder-de-la-gratitud-y-el.html

This translation was done after a Trip to Europe, where I gave many Gratitude Cards to a lot of people that didn’t speak Spanish

(First of all: thanks for wanting to read me!)

This is a special Gratitude Card that I left in the Safestay Passage de Gràcia Hostel in Barcelona. I googled ways to write thank you and just as everything happens with this project people who could write the ones I couldn’t appeared on my way and did it themselves (so there is Japanese writing and Arabic there that was written not by me )



So, Thank-You: Two syllables, 8 letters and an enormous super-power. 

Since the beginning of our lives we’ve been taught to say that word. One of the polite words; one of the so called “magic words”.

But, how magic can a simple word get to be? 

When we were kids, please and thank you where the ruling magic words, because when we used them, just like with magic, doors opened, locks were unlocked, and they gave us access to sweet things to eat, they helped us achieve childhood desires, they would open up the possibility to go to our friends’ house...they would, in the end, help us get something.

Nowadays, all grown up, those magic words, for most of us, come out spontaneously and are a reflection of politeness more than anything else. They have lost a little bit their magic cause we’ve worn it down. We got so used to using them as a way of keeping our class that we have let that magic, that we once saw as kids, just get away.

Again, when we were kids, the effect of the magic words was conditioned by our parents. They would teach us how and when to use them and how they worked; and it was them who decided how that magic would manifest itself (just as in the examples in the paragraph above). It was in our parents power, so to say, to make that magic work.

Today, at my 27 years old, with the please and the thank you, along with their friends excuse me and sorry, pretty well written into my vocabulary, I realized the magic behind a thank you, in particular, was way more powerful than than of those other words. And the thing is that when you say please or excuse me, you are trying to get something (a thing, space, consideration, etc) or a sorry that is a way of emendment, a THANK YOU is not conditioned by anything by one. It is true that you have to have something to be thankful for, and that is the only condition behind how being grateful works. But if you think about it, there are SO many things you can be thankful for, that really there’s nothing to condition being grateful. You can thank now, for example, being able to see, being able to read this, just as few examples.

So, that’s how I realizes what summing it up, is the Gratitude of Gratitud (in Spanish la GRATUIDAD de la Gratitud), meaning the free nature of gratitude, cause it doesn’t requiere nor asks anything in return. And is that freeness of gratitude what makes it able for us to play with the magic of words and the effect on others.

This magical game, which is the exercise of gratitude, turns, if we handle it the right way, into an extremely easy to use, and incredibly powerful super power.

Because we all know how good it feels to hear a thank you when we feel like we’ve worked for something or when we’ve done something with love. We all know how it feels when, on the other side, we are no thanked when we should have been. You, reading this and me, we’ve both experienced what gratitude makes us feel: that warm fuzzy feeling we feel when we feel useful, when we feel like what we do matters. And with that feeling, comes something that biologically it’s been proven to make us happier: a SMILE.

That’s when I realized, now more than a year ago, that both things came together. Being polite and a smile. A thank you, and a smile; an honest ‘I’m sorry’ in the middle of a crowd and a smile. All those little gestures, were little doses of happiness we could be missing out. And it was while realizing that, that I decided to establish what is today my #ProyectoGratitud.

And what is #ProyectoGratitud all about? It is simply about being more thankful but going a little bit further than just saying that thanks that often comes as a reflex and has lost its magic, to turn it into something tangible, into what I’ve defined as a “automatic smile maker”: my gratitude cards, that just as you see in the picture, are nothing more than written thank you’s to regular people.

My Project has not only made me more grateful, but has also made me much more aware of the people around me, and it is something so so soooo easy to do, and that’s the idea, that I encourage you to also pass the gratitude along.

Because as I said, my gratitude cards have made me look for things to be thankful for. And I’ve found so many things, so many people that maybe before I didn’t acknowledge, that now I’ve made part of this magical thing, that it’s been a gift, for both parts. Cause  it’s a win win. It is amazing to see people’s  reaction when you give one. And it’s such a different and special kind of happiness what you are left with after you give them away... it just makes it so easier to actually WANT to do this...

So this blog entry is the translation of the original one in Spanish, but comes after arriving from a Euro Trip where I couldn’t have felt more blessed. I often wonder why God is so good to me. Because if you know me, you would know that I go through a lot of things that I think are not that “normal”. I got a lot of anecdotes and stories that are storybook worthy (and will someday be in a book) and just as I feel I have “too much”, I feel this is a way of giving back just a little.

I now have  given more than 200 gratitude cards, in different languages, to different kind of people. From the bus driver who takes me to work, to the street musician who will lighten up my metro trip; to the lady that told me her life story just because I gave her the time, or the guard at the museum that helped me while keeping a friendly smile; to the hostal where I met and made many friends, or the restaurant where the food was reaaally good. The people or circumstances in which to be thankful are endless.

So Now you know how it works, where this came from , and so invite you to be a part of this. You don’t have to buy cards like I do. It is enough to write on a piece of paper. A note, a post it, even a napkin/serviette would work. Because the reason it works is because it’s something unexpected. And making a thank you into something tangible as I said, is unexpected enough.

So here are some examples of my cards ☺️

And I want to leave you with these two videos. The first is very short exactly about the importance if being grateful. And the second one is about talking to strangers and the benefit of it. Something this project has also shown me, and gifted me with. So here they go:



Remember to say thank you


Why should we talk to strangers 


So thank you! Thank you for reading this till the end! And welcome to be a part of this Gratitude Project (Proyecto Gratitud)
And never forget : “Gratitude is the best attitude” 😉

miércoles, 12 de junio de 2019

Soy Bipolar: Mi Testimonio


Hace un tiempo me encontré con una publicación de la PUC en Facebook donde, con el fin de tocar el tema de la necesidad de una Ley de Salid Mental, varias personas con distintos trastornos contaban brevemente su experiencia.
Había gente con desde depresión, esquizofrenia y trastorno de personalidad limítrofe a gente con déficit atencional.
Leí los testimonios y quise, ese 3 de mayo, igual que ellos, dar el mío (eso sí no logré hacerlo corto jaja) y lo publiqué en mi estado de Facebook.
No sé si me esperaba la respuesta que tuvo, pero fue extremadamente positiva y fue muy lindo, por eso hoy lo quiero dejar aquí. 
La repercusión que tuvo en Facebook haría que unos días después escribiera lo siguiente:

“Generalmente cuando escribo mis reflexiones, escribo en mi blog, pienso en un título llamativo, busco una foto bonita y hago todo lo posible porque la mayor cantidad de gente las lea.

Hoy no escribí en mi blog. No planteé ni articulé con lindas palabras una idea buscando hacer pensar, interpelar y a veces ojalá hasta cambiar opiniones. Hoy vi, testimonios y me dieron ganas de dar el mío. Es... ¿cómo se dice... Sobrecogedor (overwhelming)? cómo han respondido a mi historia. Me han mantenido todo el día con una tremenda sonrisa. Así que


GRACIAS GRACIAS GRACIAS TOTALES,



Porque TODO lo que soy, TODO, es por la gente que me ha querido”




Bueno, y eso fue por la respuesta al siguiente texto, así que si más preámbulos copio mi testimonio:



Siéntete libre de COMPARTIR mi historia 😉



“SOY BIPOLAR”

Germanita Campos, 27
Diseñadora de Vestuario y Textiles
.
Crecí como una niña normal. En un entorno bastante privilegiado; la tercera de 8 hijos, de familia achoclonada, disfruté -por 26 años- a mis 4 abuelos (así de afortunada). Cercana a mis primos y tíos, o sea, rodeada de mucho amor del bueno. 
.
En el colegio siempre fui socialmente “piola”. Cerca de los “populares” por mis amigas, me destaqué por ser de las mateas de la generación. 
.
Al salir del colegio, post-terremoto, tuve una crisis psicótica de la que no me gusta acordarme (ni siquiera tengo claro cuantos días duró) que desencadenó el inicio de este “algo” raro en mi. Me quedé sin entrar a la Universidad, perdí mi beca 100% (la única razón por la que una futura estudiante de diseño había ido a preU de las 4 cosas y tomado las 4 pruebas).
.
No entendía por qué me estaba pasando eso. Sentía que no me lo merecía. Siempre me porté bien. No mentía. Jamás salí a carretear antes de los 18 (o sea a bailar) porque no me dejaban y yo hacía caso (y cumplí 18 en diciembre). “Había hecho todo bien” y recibía este “castigo divino” que  no calzaba con mi plan de vida, que me terremoteó por completo el alma. Me acuerdo de no haber estado enojada con Dios pero de llorar cada vez que rezaba porque no entendía el por qué de todo esto. No entendía qué sentido tenía todo. Encontraba injusto que mis amigas hayan entrado a la U, tuvieran amigos nuevos y yo estuviera estancada ahí, frenada de mis planes.
.
Debo decir que algo que gatilló ese estar más deprimida aún, fue un desatino de la psiquiatra que me atendió en la urgencia. La primera que me vio. Ella me dijo que con lo que tenía, no iba a poder vivir nunca lejos de mis papás (yo iba a entrar a la Universidad en Santiago y mis papás viven en Viña) y que el viaje a Schoenstatt, Alemania, que había planeado en cuarto medio, por el que había trabajado todo el verano, tampoco lo iba a poder realizar por el mismo motivo. Eso sí que me destrozó, pero así de verdad destrozó mi alma de dieciochera. Fue como que yo hubiera armado una maleta con todos mis ideales y sueños y de un momento a otro me la hubieran arrebatado y esparcido todo mi equipaje por el suelo. Y yo no sabía cómo volver a armarla. 
.
Pasaron meses, y me derivaron a un psiquiatra infantojuvenil. El doctor Stuardo. Nunca me voy a olvidar de él porque fue quien me dijo “Tú vas a poder hacer todo lo que quieras. Vas a poder ir a la Universidad en Santiago y vas a poder hacer tu viaje”. Y así fue. 
.
El segundo semestre de ese año (2010) entre a la U, y el 26 de diciembre partí a Schoenstatt por 2 meses. Conocí Luxemburgo, Italia y Paris (digo Paris porque fue lo único que conocí de Francia), - algo que yo había ASUMIDO que jamás haría antes de estar casada porque para mi era imposible tener la plata para hacerlo y con 8 hijos, como familia no íbamos a ir...- 
.
Desde ahí todo empezó a ir cuesta arriba. 
Mi paso por la U estuvo lejos, lejísimos de ser como yo lo hubiera imaginado o planeado en el colegio. Yo era de esas personas que jamás me iba a echar un ramo porque siempre fui matea, tenía habilidades artísticas y por los primeros dos años de carrera,  a pesar de mis altibajos emocionales, seguía manteniendo el standard del colegio, o sea, me seguía sacando notas sobre 6,5 (not that matters pero la verdad es que a mi siempre me definió - no muy sanamente- mi rendimiento, entonces yo estaba (mal) acostumbrada a que me fuera bien).
Pero en tercer año todo tambaleó. Sin saber qué era exactamente lo que me pasaba, ya medicada y todo, mis altibajos emocionales se pronunciaron. Pasaba por periodos depresivos que significaban bloqueos creativos, cosa que significaba en otras palabras que no podía rendir en la U porque simplemente “no se me ocurría qué hacer“. Lo pasé mal. Casi me echo Taller, como que perdí el respeto de mis compañeras (pasaron de pedirme consejos a no aceptarme en sus grupos), y además “descubrimos” mi diagnóstico : TRASTORNO BIPOLAR.
Ahí todo se volvió a desmoronar. No quería ser esa caricatura de la que hasta yo me había burlado. Tuve una crisis de identidad heavy: “¿Cómo era la ‘verdadera’ Germanita? Era la un poco más extrovertida, capaz de generar conversación fácil; o era la versión más piola y tímida. Me acuerdo que le conté llorando a mis amigas. Fue súper duro, y todo por el prejuicio y la ignorancia. Porque yo “no quería ser ESO”, no quería esta carga de ser “anormal”.
.
Me costó tiempo, oración y lágrimas el procesar todo y entender qué y por qué esto me pasaba a mi. 
.
Decidí como cruzada personal entonces, por que me molestaba profundamente la idea de ese prejuicio en el que yo había caído cuando una vez escuché el rumor de que un profesor era bipolar, y me acordaba cómo, en mi concepción mental, eso equivalía casi a estar loco; Pensaba como en el colegio no entendía por qué mis compañeras de electivo (artíshtico of course) iban al psicólogo, psiquiatra y no les daba vergüenza decirlo. Pensaba que tenían algo mal. 
Hoy recuerdo esos pensamientos con dolor. Y ese mismo dolor de ese prejuicio me impulsó a decidir ser súper abierta con este tema. Decidí que quería que TODOS sepan que SOY BIPOLAR, que se enteren y ojalá se sorprendan porque ‘¿tú?, pero si te ves tan normal’ (frase de miegda) para que el tema deje de ser tema.


Por eso comparto mi historia, por eso escribo en mi blog, por eso lo cuento a cualquiera que mantenga una conversación de más de 5 minutos conmigo ( hasta en la micro); porque nos hace mucha falta dejar de lado esa ignorancia. Lo necesitamos y una ley de salud mental nos obliga finalmente a informarnos. 

.
Esto no es algo de alharacos, ni de millennials que no sabemos cargar con la vida como lo hacían antes. La salud mental es algo serio en serio. El cerebro es el órgano más importante del cuerpo. Los trastornos mentales se originan por desequilibrios ahí. Si nuestra mente no está sana, ¿de qué sirve que el resto del cuerpo lo esté?


#LeyDeSaludMental



¡Se agradece compartir!


domingo, 30 de septiembre de 2018

Pro-se-li-ti-¿qué?: El Proselitismo Cristiano y los "Dueños de la Verdad"

Así me imagino a Jesús, abrazándolos a todos..


Si me preguntan a mi, #CRISTOESUNCRACK, para mi el más crack. Y es que hemos conversado tanto tanto con mi tío filósofo, su amigo profesor de ética y su señora escritora; su otro amigo director de Letras de la UC, mi prima socióloga, mi primo cientista político, mis otros primos científico-físicos, todos ellos con quienes convivo todas las semanas en la casa en la que vivo en Santiago (sí, es muy entretenido) acerca de lo universal del mensaje de Cristo (además de que es lo que he creído siempre) , que siento que mi visión está súper bien fundamentada.

Porque la verdad es que si nos vamos a la base del mensaje que Cristo nos vino a traer hace ya dos mil años, el “amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”, y si al mismo tiempo tomamos a la figura de Dios como sinónimo de AMOR, el mensaje de Jesús se transforma en algo capaz de calar el alma de hasta el más profundo ateo. Porque creo que es inherente a nuestra humanidad el amar. Y creo también, que nadie pone en duda, en ningún credo, que el amor es finalmente la base de la felicidad y así, el motor de una vida plenamente plena, valga la redundancia.

Ahora, ¿Cuántas veces intentando "cumplir" ese mandamiento nos hemos alejado más que acercado al prójimo? Suena raro que intentar cumplir con efervescencia ese mensaje de amor del que hablaba Cristo, pueda al mismo tiempo contradecir Su voluntad. Y es que nuestra frágil humanidad así lo ha permitido. Y ¿Cómo? Simple, a través de un muy dañino proseletismo. Y ¿qué es el proselitismo se preguntarán algunos? Además de ser una palabra “fancy” que aprendí al convivir con todo ese montón de humanistas que tanto me han enseñado (los primos, tíos y amigos que mencioné arriba), es la que define aquella dolorosa postura que tantos cristianos han tomado a lo largo de la historia. Esa que separa más que unir; que condena y juzga, más que contener y aceptar. Ese cristianismo que se cierra a la opción de que “lejos de Cristo” (ejemplo: ateos o personas de otras religiones) no existe la verdadera felicidad. Y es que me parece tan mal entendido el mensaje del redentor cuando se lee así...

Porque si la misma Iglesia Católica ha reconocido el valor de las otras religiones (no sé si fue el último concilio o cómo, pero la Iglesia dejó de “condenar” a las otras religiones hace ya muchísimos años) es por algo. Porque entiende que ese mensaje Universal de Amor que vino Cristo a traernos, se manifiesta de diferentes maneras. La   Iglesia cree en la validez de otros credos y los respeta. Lo único que podría causar “problema” con esos otros credos, es la idea de nuestra Iglesia, de que, independiente de tu credo, de dónde vengamos o qué hayamos hecho en nuestra vida, la Salvación, esa de mano de un Dios Padre eternamente misericordioso, capaz de perdonar por infinito, viene SIEMPRE de la mano de Cristo.
Porque todo quien “Ame al AMOR por sobre todas las cosas a LOS DEMÁS como a UNO MISMO” va a haber experimentado el Amor de Dios, aunque “no crea en Él”. Y según yo, según mi tío filósofo , no hay filosofía que se adapte mejor a la naturaleza humana y que la eleve más que ese mensaje de Cristo. Ese que consciente de la predilección de una figura Creadora que nos ha puesto en el centro de su Creación,  nos quiere también LIBRES y diferentes.

Por eso duele cuando vemos ese proselitismo hacernos daño. Cuando vemos que aleja más que acercar. Cuando no somos capaces de entender que el mensaje de Amor de Cristo no tiene que ser un grito al cielo; no tiene que estar tatuado en nuestra frente, no tiene que ver con manifestaciones o marchas por la vida (no digo que esto esté mal o no sirva, sino que debe estar acompañado de una actitud cristiana de alma, de espíritu y no sólo de apariencia). Porque el profundo Amor de Cristo tiene TODO que ver, por el contrario con su silenciosa manifestación en una vida que busca la santidad. Y que no necesita “hablar de Cristo” porque necesita SER CRISTO. Jesús no era auto referente, el enseñaba con parábolas, con metáforas de la vida cotidiana. Enseñaba que “los últimos serán los primeros” predicando acerca de la humildad; acerca de que no valía el mostrarse sabio e inundado de conocimientos de “la Palabra” si no se vivía.

Hoy, en un mundo en que la religión muchas veces ha perdido atractivo, los creyentes estamos llamados a poner a Cristo en el centro muchas veces sin siquiera mencionarlo. Porque somos conscientes de que no todos piensan como nosotros, pero de que hay valor en cada ser humano y no queremos monopolizar nuestro más grande tesoro: ese mensaje de amor eterno.
Por eso, a ratos pareciera que nos olvidamos de Dios, que “queremos sacarlo de la discusión”, que ¿Cómo es posible que nos olvidemos de Dios y de su creación y que nos alejemos de su voluntad en temas estatales o de sociedades? Y es que a veces hay que “sacarlo de la discusión” para conversar. No porque no sea importante, si no precisamente porque es donde más lo es. Y es en esos momentos en los cuales debemos pedir con mayor fuerza al Espíritu Santo que nos ayude, por ejemplo, a hacer entender a una abortista, el valor de una vida que para ella, por ejemplo si es atea, no existe. ¿Cómo la convenzo de que esas células son una creatura de Dios si para ella NO EXISTE DIOS? Y abandonar la “discusión” está lejos de lo que Cristo nos pide.
Lo mismo pasa con el trabajo social. Muchas veces creemos que para ser buenos cristianos, tenemos que estar rezando todo el tiempo y hablando de Dios. Sin embargo, no podemos ignorar que de la mismo forma que con esa hipotética abortista, muchas veces la falta de fe genera rechazo en personas que tienen una profunda y valiosa vocación de servicio pero a quienes la figura de Dios no hace resonancia. ¿Es acaso la solución entonces, dejar de contar con esas vocaciones de servicio? Acaso Cristo no puso de ejemplo al buen samaritano, un hombre que “no debía” tratar con judíos. En ninguno de los casos Cristo propuso imponer su fe por sobre la del resto. El sólo propone AMAR.

En un principio, esta entrada iba a llamarse “la Importancia de sentirse tonto”, porque quería con ella contarles cuánto he aprendido de vivir donde vivo en Santiago. De compartir con mis tíos y sus amigos, y de lo que ser parte de sus elevadas conversaciones Cristiano-humanistas  me ha hecho crecer. Pero la palomita buena onda, quiso que pusiera énfasis en esto que tanto nos duele y de que con ellos más aprendí: el proselitismo que por definición es “ Empeño o afán con que una persona o una institución tratan de convencer y ganar seguidores o partidarios para una causa o una doctrina”; y que tanto daño nos hace a veces como cristianos. El proselitismo nunca es bueno porque no nace de buscar un consentimiento y concientización profundos de un ideal, sino de una búsqueda de seguidores para “ganar fuerza” más que profundidad.

Mi llamado es a abrir el corazón, a dejar el proselitismo de lado para abrirnos al diálogo; a entender que nunca se deja a Dios de lado por qué eso, sí creemos en Él, es imposible de hacer. Porque Él está siempre y en todo aunque “no recemos tanto”...

sábado, 29 de septiembre de 2018

One long day...

I just, just decided, literally two days ago, that my future best selling book; the one a lot of people have asked me to write. The one I decided to call “Relatos de Viaje: Un recorrido a lo largo del viaje de la vida” as in “Travel Tales: A trip through the Life’s Journey”.

En mi libro entonces, relataría todos aquellos encuentros casuales y no casuales; todos”  esos viajes de micro compartidos con extraños que vieron en mi alguien en quien depositar una confianza traducida en intercambiar historias de vida. Como me pasó con el “One Hit  Wonder” del que les conté alguna vez aquí; con el señor cuyo hermano pasó de ser un humilde mecánico a trabajar en LAN como técnico en aviación civil... de la señora Teresa, que después de una profunda conversación acerca de la realidad actual de Chile (en una librería), quiso darme su teléfono para que la llamase y nos juntáramos a conversar acerca de su experiencia como feminista original, de aquellas de veinteañeras en los 70’...
La travesía de mi vida me ha cruzado con esta gente no sólo en viajes literales, sino también en el recorrido que mi alma ha hecho...The path God has gifted me with. The people I have met, the friends I get to call my dearie closest friends; everything all of these friends, specially the ones who think radically different than me have taught me in my 26 years of life; All my cousins, second cousins, second seconds cousins cousins’. Those “relatives” I have found on the biggest crush I have ever had, this like, fifth grade cousin that I thought, by that time was perfect for me (the one who my grandma silently introduce me as: he’s your cousin, but like “es LEJANO así que NO IMPORTA” and I was like -before I met him- WTF Mimi?, but then met him and thought “1313”)...Karin Lagos, this girl who buys earrings at work and I’m SURE she’s a relative because she has all the “Lagos” features (I call her “prima” every time she comes to the workshop and I’m the one to open the door)...

All these people that I have always loved to discover things about because I’m curious... Me cuesta mucho a mi, a menos que esté un poco “on the ball” anímicamente, sociabilizar en ambientes como de “carrete”; pero extrañamente, todo lo que me cuesta acercarme a un desconocido en una fiesta, se compensa con lo que no me cuesta conversar con micreros, personal de aseo, taxistas, mujeres con ganas de desahogarse en la micro, etc. Y es que al menos eso, yo lo agradezco como Don consciente recibido directamente de mi palomita favorita, la máxima para mi de los tres de la Trinidad; el ALMA de mi ALMA: el Espíritu Santo.

Y lo AGRADEZCO TANTO TANTO. Honestamente, muchas veces siento que peco de soberbia  porque todos estos regalos del alma me hacen sentir cada vez más cerca de la Santidad a la que todos estamos llamados a alcanzar: TODOS. Esa que consiste en vivir EN el Amor, PARA el Amor, CON el Amor y POR el Amor, o sea, vivir EN PLENITUD, independientemente de tu credo. No tengo duda de que reconocer el valor de mis experiencias como escalones al Cielo no me hace necesariamente soberbia porque sí me acercan a Dios, pero la soberbia llega cuando me empiezo a sentir “demasiado bacán”; cuando me dan ansias por ver cuanta gente ha visto mi última entrada del blog, cuando siento una especie de adictiva satisfacción al leer los comentarios que escriben bajo mis pukblicaciones : “que lindo escribes” , “deberías escribir un libro”, “Que bien lo haces. Escribes de una forma que hace que sea muy fácil leerte, muy relatable-mente”, “Gracias por escribir esto”, “3 personas han compartido tu publicación”...
Todas estas formas que me dan alegría, siento a veces que son como de doble filo, porque me hacen sentir tan pero tan bien, que siento que empiezo a proyectar una imagen irreal de mi persona. Estoy acostumbrada a escuchar que “soy demasiado tierna”, “demasiado buena”, “demasiado seca pintando caritas o haciendo regalos a mano...” y me encanta proyectar esa imagen, pero muchas muchas veces, siento que esa imagen es superflua; que oculte mis más grandes defectos como mi a veces falta de empatía o egoísmo, mi orgullo y tozudez, mis pésimos hábitos de orden y limipieza... Como que no sí la gente se imaginará que ese “orden y claridad mental con los que escribo” no se traduce siempre en mi vida practico-física, y eso no me gusta. Because I’m flawed. Super flawed. Not only I have a diagnose, which is the least part, but my irresponsibilities have caused me more than one loss, have put me in danger more than enough times and have made my family, my friends and even the guy I liked, either be pissed AF with me, or it has just driven them away... And it is super super hard when you feel miss understood. And with this... [forgot how to say ánimo] so, desorden anímico  I realized how impossible it is for people to be really sympathetic with you when in their minds, what happens in yours makes no sense. Example: cuando Germanita está acelerada, habla mucho. Se desubica mucho, interrumpe al hablar, y francamente, marea a quienes la rodean. Para la gente “normal” habla DEMASIADO. La suelen mandar a callar y dicen cosas como “llevas 2 horas hablando, por favor cierra la boca”...con esa sutileza a veces. 
Germanita hace un esfuerzo por dejar de hablar. Se da cuenta que está incomodando al resto y se propone mantener el silencio. Se cree capaz. Antiguamente (pre crisi post-terremoto) ella se creía capaz de pasar un día entero sin hablar, porque era “calladita” y no le costaba. Quién hubiera pensado que la misma niña de 15 años que sorprendió al Padre Miguel Kast por ser una “Campos Lagos callada” es hoy, la más parlanchina del montón. Logra no decir nada por un promedio de 3 minutos cuando salta al frente de su memoria algo que cree necesitar decir. Cree eso porque cree que quien la escucha estará interesado/a, que esta vez no va a ser molesto porque es un tema que le interesa a ese otro... Ella piensa que esta vez no será incómodo. El otro interlocutor, llámese mamá, abuela, hermanos, le insisten que guarde silencio. Ella lo intenta otra vez y dura dos minutos. La “retan de nuevo”...se muerde literalmente la lengua para luchar contra su imposibilidad de mantener silencio. Los ojos se le empiezan a aguar porque la invade la impotencia de no ser capaz de controlarse. Trata de explicarlo. Trata de decirle al resto : estoy súper habladora, sorry. Te he hablado caleta, sorry. Estoy acelerada así que hablo mucho, ignórenme que lo único que necesito es decir las cosas...basta que hagan como que me escuchan.

A lo que responden cosas del tipo: 

¿Cómo no vas a poder controlarte, si eres adulta...?”

“Creo que descansas en tu trastorno para no intentar forjar tu fuerza de voluntad...la voluntad está en ti, tienes que ser capaz de creer que puedes y vas a poder”

“¡YA CÁLLATE, POR FAVOR 🙏🏼 CÁ.LLÁ.TÉ, CÁLLATE !...¿te tomaste un seroquel SOS?”

Germanita escucha y su alma se quiebra un poco. Rome en lágrimas y se escuda en un filo “filo, nunca lo vas a entender, o sí, soy penca porque no me controlo...filo, mejor hablemos de otra cosas, y porfa (Mamá... ) no me pidas que no llore. Déjame inundar mis girasoles en paz*...


domingo, 26 de agosto de 2018

El Secreto Poder de un GRACIAS - #ProyectoGratitud

Escrito el 28 de Agosto de 2018


(desde ya, ¡Gracias por querer leerme!)



GRA-CIAS. Dos sílabas, 7 letras y un enorme súper-poder. 

Desde siempre se nos ha enseñado a pronunciar esa palabra. Una de las de cortesía, las famosas y tan renombradas “palabras mágicas”. 

Pero ¿Que tan mágica puede llegar a ser una simple palabra?  Cuando éramos niños, “por favor” y “gracias” eran las reinas de la magia, porque como por arte de magia, el usarlas abría puertas, candados, y daba paso a las cosas ricas, a cumplir algún deseo niñezco, a la posibilidad de ir a la casa de un amigo... a finalmente, conseguir algo. 

Hoy, ya grandes, las palabras mágicas, a la mayoría, nos salen de forma espontánea y reflejan por sobre todo y a veces nada más que cortesía. Han perdido un poco la magia porque se han gastado. Nos acostumbramos a usarlas tan casi puramente para mantener nuestro nivel de educación (as in ‘qué educados somos’)  que hemos dejado desaparecer esa magia que alguna vez vimos en ellas de niños. 

Cuando chicos, el efecto de esas palabras estaba condicionado por nuestros padres. Ellos nos enseñaron cuándo usarlas, para qué servían, y cómo funcionaban; y eran ellos los que definían de qué forma se manifestaría esa magia (como en los ejemplos que puse más arriba). Eran ellos, nuestros papás, los dueños del poder de, de alguna manera, hacer funcionar la tan repetida magia.

Hoy a mis 26 años, con el por favor y el Gracias acompañados de sus amigos corteses el permiso y el perdón/disculpe, bien arraigados en el vocablo (siaaaa jaja), me di cuenta que la magia detrás del GRACIAS, en particular, era mucho más potente que la del resto. Y es que a diferencia de un ‘por favor’ o un ‘permiso’, que buscan conseguir algo (ya sea una cosa, un espacio, consideración, etc.), o u ‘disculpe’ que nace a modo de enmienda, un GRACIAS no necesita estar condicionado por nadie más que uno mismo. Es cierto que “por algo habrá que agradecer”, y que ese es el único condicionamiento toras el cual ‘funciona’ un agradecimiento. Sin embargo, y recordando aquella anécdota de Pilar Sordo y el hombre ciego agradecido (dejaré el link más abajo), son TANTAS, las cosas “agradecibles” que realmente nada condiciona la posibilidad de agradecer (tener vista, saber leer esto, son algunos ejemplos).

Así, es que caí en la realización de lo que es en resumen, la gratuidad de la gratitud (es decir, no necesita ni pide nada a cambio). Y con esa gratuidad, se nos presenta entonces la posibilidad de jugar con la magia del lenguaje y sus efectos en el prójimo.

Este “juego mágico” que significa el ejercicio entonces de la gratitud, se convierte, si aprendemos a manejarlo, en un súper poder extremadamente sencillo de ejercer. 

Porque todos sabemos cuánto nos gusta escuchar un “Gracias” cuando hemos trabajado por algo con amor y/o dedicación;o cuando hacemos gestos de cariño. Todos sabemos cuánta pica nos da que, por otro lado, no se nos agradezcan las cosas cuando debieran ser agradecidas. Tú (lector/a) y yo hemos experimentado lo que nos produce la gratitud: ese warm fuzzy feeling,  ese sentimiento de satisfacción que da el sentirse útil, el sentir que lo que uno hace sirve de algún modo. Y con ese sentimiento, viene amarrada una cosa que está  científicamente comprobado que ayuda, biológicamente, a sentirnos más felices: LA SONRISA.

Fue entonces que me di cuenta, hace un par de meses, que ambas cosas iban de la mano: la cortesía y la sonrisa; un “Gracias” y una sonrisa, un honesto “disculpe” en medio de la multitud, y la sonrisa. Todos esos pequeños gestos, eran pequeñas dosis de felicidad que podíamos estarnos perdiendo. Y fue entonces que nació lo que hoy es mi (humilde, porque sólo lo he hecho yo aparentemente a pesar de que lo he puesto en mis redes sociales con la idea de que se replique) #ProyectoGratitud.




Y ¿en qué consiste el Proyecto Gratitud? Sencillamente en ser más agradecidos, pero yendo un paso más allá del usual “Gracias” que muchas veces sale automático y que ha perdido la magia; para convertirslo en algo tangible, en lo que yo (en mi mente) he bautizado como un “sacador de sonrisas anónimas Y automáticas”: mis “tarjetas de gratitud” , que como se ven en la foto, no son más que agradecimientos escritos, para personas comunes. 

Mi proyecto gratitud, no sólo me ha “obligado”, suave-violentamenteme* a ser más agradecida, sino que me ha transformado en una transeúnte mucho más atenta a quienes me rodean y es que es algo tan pero tan sencillo, que honestamente cualquiera puede hacerlo, y esa es la idea. Porque como decía, mi taco de tarjetitas de gratitud ha hecho que, teniendo las ganas de agradecer, encuentre “agradecimientos”, o cosas que agradecer a las que antes nunca hubiese adjudicado un ‘poder’ hacerme sentir másfeliz/agradecida y/o regaloneada por Dios.

Justo hoy después de haber gastado más de la mitad de mi taco de tarjetas, de haber recibido sonrisas, buenos deseos y hasta una salida de mostrador+abrazo en la farmacia (esta fue la más “chocante” para bien), los quiero invitar a seguir este proyecto. A recibir y pasar la gratitud y a compartir con ella el hashtag #ProyectoGratitud, para que veamos (tal como en la película “Cadena de Favores”) hasta donde llega.

 Así que les dejo algunos ejemplos de las que se han entregado : 

  • Gracias por llevarme a salvo a mi destino (aunque sea su trabajo)
  • Gracias por amenizar mi viaje
  • Gracias por su amabilidad
  • Gracias por musicalizar mi viaje/Compartir tu talento
  • Gracias por la buena onda 
  • Gracias por tu tiempo
  • Gracias por el gesto
  • Gracias por regalar sonrisas
  • Gracias, porque me encantan los niños y su hijo me hizo sonreír
  • Gracias porque se ven demasiado lindos juntos e irradian su felicidad
  • Gracias por indicarme el camino
  • Gracias por la conversación espontánea
  • Gracias por el cariño de siempre (también podemos, y debemos, agradecer a “los de siempre”)

Y así hay miles de millones de opciones...

(Para que se entienda completo el concepto, las tarjetas que por un lado llevan un “GRACIAS” con los apellidos como los de la lista, por el revés llevan variaciones entre el hashtag #ProyectoGratitud y otras frases como : Un GRACIAS nunca está de más/Recibe y pasa la gratitud/ Agradezcamos más, es gratis /AGRAdecer es GRAtis y te hace GRAnde/Por un Chile-Mundo más agradecido y más feliz, etc. De modo que el motivo de este proyecto, no busca más que tratar de sembrar, de a poco, semillas de gratitud. De traspasar la magia de esa palabra que sobrepasa barreras y que rompiendo la rutina, regala sonrisas.

Así que GRACIAS por leerme hasta el final, y ¡GRACIAS, desde ya, de ser parte del Proyecto Gratitud! 

Les dejo dos joyitas sobre la gratitud: 

1. Remember to say Thank You (Dura menos de 4 minutos)



2. Lo de Pilar Sordo : 




Thanks again! ¡Recibe y pasa la gratitud!






lunes, 5 de marzo de 2018

¿Chile ganador?: el País de "la" Transexual de los Oscars



Sebastián Lelio y compañía recibiendo el Oscar por Mejor Película Extranjera

Ayer se llevó a cabo la versión número 90 de los Premios de la Academia, y se hizo historia. El nombre de Chile se dio a conocer al rededor del mundo entero con el triunfo de "Una Mujer Fantástica" como mejor película extranjera. La película se centra en la persona de Marina, una mujer transexual que debe lidiar con la pérdida de un ser querido, su amado (aunque suene shulo), y de los prejuicios y pre-concepciones sobre una persona transgénero.

Ahora, el título de esta entrada, y espero que haya servido, está planteado desde un punto de vista conservador, que rechaza la transexualidad como algo posible/respetable/verdadero. Intenta representar ese lado de nuestro pueblo que se escandaliza por temas como este, y que levanta banderas en contra de este tipo de formas. Mi idea era atraerte a ti lector con él.

Quiero entonces, tomar esta oportunidad que trae esta película, para compartir algunas de las ideas que representan mi punto de vista respecto de este tema. Antes que todo, no olviden que yo vengo de una familia profundamente católica y SOY profundamente católica. Mi espiritualidad y mi religión son parte fundamental de lo que me define como la Germanita que ustedes conocen y por lo mismo mi mirada de la vida SIEMPRE va a tener a Dios metido. Habiendo dicho esto, quienes me conocen y han conversado conmigo de temas profundos, o hasta, quienes me han leído aquí en mi blog, o puesto atención en las cosas que comparto en redes sociales; se pueden dar cuenta de que mi visión no siempre es la más tradicional; alejándome a veces de lo que se consideraría más católico, o más consecuente quizás, con lo que la iglesia me pide. Esto se lo atribuyo en un mil por ciento, a la libertad que me regalo mi Diosi querido de tener mis propias opiniones y de formar mis juicios en base a lo que he vivido, a quienes he conocido, y a cómo se ha manifestado Cristo en MI vida; de cómo yo lo he encontrado en el prójimo, que es cualquier persona con la que interactúo (menos migo misma).

En base a eso, yo he formado mi opinión acerca de temas de género y diversidad sexual. Y tal como escribí acerca de "Nicolás tiene 2 papás", creo que el tema de la identidad de género es algo que vale la pena abordar. Más aún considerando lo complejo de su composición y teniendo en cuenta, y sin dejar jamás de lado la humanidad del hombre, su dignidad y sus límites.

En "Una Mujer Fantástica" la protagonista se tiene que enfrentar al juicio de una sociedad que no está acostumbrada a encontrarse con personas como ella. Para los antagonistas de la película, ella ES un hombre, y el que "se crea mujer" es sólo la expresión de algo pervertido o degenerado. Marina se enfrenta a una profunda violencia no merecida, no se le permite sufrir como corresponde el duelo de perder al hombre que ama. Su cuerpo se transgrede, su alma es trasgredida por el odio desmedido de una sociedad que no comprende su situación. 


El sufrimiento de Marina en "Una Mujer Fantástica"


Y es que si lo pensamos, fríamente, no es algo tan fácil de comprender. La Naturaleza, en su perfección Divina nos presenta al hombre y a la mujer como el complemento perfecto, en todo sentido. Hombre y Mujer calzamos, y se podría decir que "fuimos diseñados" para hacerlo; sin embargo a veces, según creo yo, no todo es tan en blanco y negro. Yo no creo que Dios se equivoque, honestamente, y sí creo que no todas las mujeres y todos los hombres funcionamos igual. Ahora, sí creo también, que la mayoría estamos "configurados" de la "manera tradicional", lo que no quita la validez de las diferencias. 
Por esto, yo no podría jamás pensar que por ejemplo, la homosexualidad es una enfermedad, o algo que se puede/debe quitar. Creo que es parte de la humanidad diversa, y que no puede ni debe ser juzgada como algo degenerado o anti-valórico. No creo que sea una opción ni que deba serlo. Ahí yo me alejo de las ideologías que imperan en los grupos LGBT, porque hay una tendencia actual, que yo he visto en documentales, y cualquier tipo de pieza virtual o escrita que hable sobre el tema (porque si se me cruza alguna cosa la leo porque me gusta que mi opinión sea bien informada), de neutralizar al ser humano en una especie de ente que no necesita definirse necesariamente como hombre o mujer. 

Se habla en esos grupos de "alejarse del sistema binario" en el que hemos sido creados, que se considera ha sido impuesto y no parte de nuestra naturaleza. Sin embargo, a pesar de que yo estoy cien por ciento a favor de la igualdad de género en el sentido de que los hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades, me parece que es fundamental que nunca nunca jamás, se deje de lado la premisa principal que sí dicta la naturaleza: el hombre y la mujer NO SON IGUALES. Merecemos el mismo respeto, las mismas oportunidades. Merecemos ser igual de valoradas. Merecemos que nos paguen igual, pero no merecemos SER HOMBRES. No deberíamos buscar ser hombres, porque, a ver...para que estamos con cosas, las mujeres somos MUCHO MÁS BACANES que los hombres. No... broma jaja. Yo sí creo que somos fantásticas, pero los hombres a su modo, son igualmente fantásticos. Y lo que nos diferencia nos hace únicos y tiene un tremendo valor en sí mismo. No por nada no somos iguales, ni mentalmente, ni físicamente. No lo somos. Por eso me choca muchísimo que se busque  neutralidad. 

Hace un tiempo vi un documental en el NatGeo de una periodista que viajaba por Estados Unidos aprendiendo sobre las comunidades LGBT. Decía que ahora entendería mejor como pensaba la generación de sus hijas adolescentes y "aprendió" mucho en su travesía. Sin embargo, ahí aprendí yo, que era tal el nivel de esa búsqueda de la neutralidad que ahora existía gente que no usaba los pronombres correspondientes al género, y en vez de que se les refiera a través de he/his y she/her, ahora utilizarían "they-them-theirs", de este modo (en inglés porque en español no funciona): Por ejemplo: Ari is a very fun person. They likes the nature and them is very fond of cats. Por decir algo (no estoy 100% segura de que esté bien)... Para mi un sinsentido, honestamente. Al igual que según comentaba un tío, existe un nivel de "libertad" en el que hoy existirían los "niños day", a los que "se deja" ser hombres o mujeres según decidan o amanezca ese día.

Renée Richards


Volviendo al mismo documental de NatGeo, otra cosa bien interesante que presentaba, era que se conversaba con Renée Richards, una tenista transgénero, una de las mujeres abiertamente transexuales pioneras de la historia de Estados Unidos. Ella hizo su polémico cambio de sexo el año 1975 y sufrió una enorme cantidad de prejuicios, que le costaron el desarrollo fluido de su carrera deportiva. El documental cerraba con una conversación entre Renée y una joven transgénero "actual". La joven, era parte de la corriente que defendía la posibilidad  "de ser lo que uno quisiera"; y la veterana, a pesar de su historia, defendía la concepción de un mundo "binario", compuesto por hombres y mujeres, sin intermedios. Para mi, eso es profundamente decidor. Y debo decir que pienso como Renée. Porque como ya lo he escrito y dicho tanto, hombres y mujeres fuimos creados, diseñados distintos no por azar.

Todo este análisis, no hace más que exponer un poco de cómo yo, personalmente veo el tema de las personas transgénero, desde qué "prisma" lo analizo, cómo lo racionalizo y hago "calzar" con lo que creo y pienso. Por todo lo expuesto arriba, yo defiendo a Marina, defiendo a Daniela, defiendo a Andy, porque creo que su lucha interna es legítima, tiene que ver con su dignidad y y finalmente con su salud mental, no en el sentido de que "estén locos" o algo así, si no hablando de que lo complejo que debe significar esa disgregación de lo psicológico versus lo físico y de cómo el no atender esa lucha interna termina finalmente significando que la taza de suicidios de las personas trans sea de un alarmante 40%. Por lo mismo creo que es un tema sumamente delicado, que no se puede tratar de manera superficial, y menos legislar a su favor, sin preocuparse de que realmente la ley que acoja el tema busque resguardar la integridad de cada persona, sin hacer de este tipo de situaciones una especie de modelo "optativo", porque a mi parecer simplemente no lo es. Las personas transgénero SON transgénero, no eligen serlo; al igual que los homosexuales SON homosexuales no por opción sino por esencia. Por eso la forma de abordar estos temas donde la integridad, la esencia, el corazón del "ser" humanos debe, ser tratada con la delicadeza que amerita su complejidad.

Habiendo expuesto todo esto, ya tienen una idea, imagino, de mi opinión real acerca de Daniela Vega y la película que nos dio nuestro primer orgullo Oscarístico (en la categoría de Películas "largas"), y realmente el más "alto" al que puede apostar una película "extranjera". Y yo creo que sí, que debemos estar orgullosos, porque sí se merecía el premio. No sé si realmente es la mejor del grupo, y sí creo que el tema, y que Daniela fuera efectivamente trans, hizo que tuviera mayor protagonismo; pero es una buena película. Está bien hecha, bien actuada, bien dirigida. Es una película de buen nivel y una excelente embajadora de nuestro Chilito. Así que celebrémosla, porque lo merece, porque efectivamente ES fantástica.

Referencias y datos interesantes/útiles/aclaradores

Léxico LGBT, interesante y útil de saber y conocer:

Transgénero: persona en la que la identidad de género psicológica no comulga con la física. Por ejemplo: una mujer que psicológicamente siempre se ha sentido hombre y que "no encaja" lo que existe en su conciencia con el cuerpo que habita.
Transexual: Persona transgénero, que ha efectuado un cambio de sexo.
Cisgénero: "Tipo de persona" más tradicional: su género psicológico "calza" con su físico.
Heterosexual: Persona que se siente atraída por el sexo opuesto.
Homosexual: Persona que se siente atraída por el mismo sexo.
Pansexual: Persona que se puede sentir atraída por las personas independiente de su género u orientación sexual.
Intersexual: Mucho más escasos, son las personas con desórdenes genéticos que poseen órganos tanto masculinos como femeninos, como el caso de la mutación genética del Síndrome de Klinefelter, en donde las personas nacen con genética XXY.

Recomendados:

*Gender Revolution: A Journey with Katie Couric era el documental que vi.

Algo de mi gurú bloguerístico: Matía Carrasco Ruiz-Tagle:

https://silastortugashablaran.com/2018/01/04/una-experiencia-transformadora/
https://silastortugashablaran.com/2017/05/04/carta-abierta-a-los-padres-de-una-nina-trans/